Chiquitita, dime por qué
tu dolor hoy te encadena,
que en tus ojos hay
una sombra de gran pena.

No quisiera verte así
aunque quieras disimularlo,
si es que tan triste estás
para qué quieres callarlo.

Chiquitita, dímelo tú
en mi hombro aquí llorando.
Cuenta conmigo ya
para así seguir hablando.

Tan segura te conocí
y ahora tu a la quebrada.
Déjamela llevar
yo la quiero ver curada.

Chiquitita, sabes muy bien
que las penas vienen y van y desaparecen.
Otra vez vas a bailar y serás feliz
como flores que florecen.

Chiquitita, no hay que llorar,
las estrellas brillan por ti allá en lo alto.
Quiero verte sonreír para compartir
tu alegría, chiquitita.

Otra vez quiero compartir tu alegría, chiquitita.

Nou comentari

Comparteix