Nada tienen de especial
dos mujeres que se dan la mano
el matiz viene después
cuando lo hacen por debajo del mantel.

Luego a solas sin nada que perder
tras las manos va el resto de la piel.

Un amor por ocultar
aunque en cueros no hay donde esconderlo
lo disfrazan de amistad
cuando sale a pasear por la ciudad.

Una opina que aquello no está bien
la otra opina que qué se le va a hacer
y lo que opinen los demás está de más.

Quién detiene palomas al vuelo
volando a ras de suelo
mujer contra mujer.

No estoy yo por la labor
de tirarles la primera piedra
si equivoco la ocasión
y las hallo labio a labio en el salón
ni siquiera me atreveré a toser
si no gusto ya sé lo que hay que hacer
que con mis piedras hacen ellas su pared.

Quién detiene palomas al vuelo
volando a ras de suelo
mujer contra mujer.

Una opina que aquello no está bien
la otra opina que qué se le va a hacer
Y lo que opinen los demás está de más.

Quién detiene palomas al vuelo
volando a ras de suelo
mujer contra mujer

(1988)

Foto: Philippe Leroyer

Nou comentari

Comparteix