Poesia

L'últim poema de Víctor Jara

Lo que veo nunca vi,/ lo que he sentido y lo que siento/ hará brotar el momento

| 28/09/2019 a les 00:01h
Especial: Poesia
Arxivat a: Biblioteca, Víctor Jara, poema, poesia
Víctor Jara va néixer el 28 de setembre del 1932 a Chillán Viejo (Xile) i va morir –assassinat per la dictadura de Pinochet– el 15 de setembre del 1973 a Santiago de Xile. Recordem el músic, compositor, poeta i director teatral llegint Canto, qué mal me sales (també conegut com Somos cinco mil o Estadio Chile): el poema que va escriure poques hores abans de morir. L'escoltem interpretat en castellà per Isabel Parra i en anglès per Pete Seeger.
 

Foto: Claudio Quezada - Pintamono


Somos cinco mil 
en esta pequeña parte de la ciudad. 
Somos cinco mil  
¿Cuántos seremos en total
en las ciudades y en todo el país?
Sólo aquí, 
diez mil manos que siembran 
y hacen andar las fábricas.

¡Cuánta humanidad 
con hambre, frío, pánico, dolor, 
presión moral, terror y locura!

Seis de los nuestros se perdieron 
en el espacio de las estrellas.
Un muerto, un golpeado como jamás creí 
se podría golpear a un ser humano. 
Los otros cuatro quisieron quitarse todos los temores 
uno saltando al vacío,
otro golpeándose la cabeza contra el muro, 
pero todos con la mirada fija de la muerte.
¡Qué espanto causa el rostro del fascismo!

Llevan a cabo sus planes con precisión artera 
sin importarles nada. 
La sangre para ellos son medallas.

La matanza es acto de heroísmo.
¿Es éste el mundo que creaste, Dios mío? 
¿Para esto tus siete días de asombro y de trabajo? 
En estas cuatro murallas sólo existe un número
que no progresa, 
que lentamente querrá más la muerte.
Pero de pronto me golpea la conciencia 
y veo esta marea sin latido, 
pero con el pulso de las máquinas
y los militares mostrando su rostro de matrona 
lleno de dulzura.

¿Y México, Cuba y el mundo?
¡Que griten esta ignominia!
Somos diez mil manos menos que no producen. 
¿Cuántos somos en toda la Patria? 
La sangre del compañero Presidente 
golpea más fuerte que bombas y metrallas.
Así golpeará nuestro puño nuevamente.

¡Canto, qué mal me sales
cuando tengo que cantar espanto!
Espanto como el que vivo  
como el que muero, espanto.
De verme entre tanto y tantos
momentos del infinito  
en que el silencio y el grito 
son las metas de este canto.
Lo que veo nunca vi,
lo que he sentido y lo que siento
hará brotar el momento...


FES EL TEU COMENTARI

D'aquesta manera, verifiquem que el teu comentari
no l'envia un robot publicitari.
Imatge il·lustrativa
La companyia La Virgueria porta el seu espectacle a l'Arnau Itinerant
Imatge il·lustrativa
El monestir de Poblet acollirà un concert nadalenc
Imatge il·lustrativa
Una exposició mostra com el canvi climàtic afecta un bé tan preuat i explora solucions al problema
Imatge il·lustrativa
El Museu de la Vida Rural organitza un seminari impartit per l'artista Ivana Larrosa
Imatge il·lustrativa
Un anunci de Nadal reflexiona sobre la necessitat d'acollir i conviure amb la diferència
Imatge il·lustrativa
Un anunci mostra que els millors regals són els inesperats
Imatge il·lustrativa
L'anunci nadalenc d'una petita botiga de Gal·les ens empeny a retrobar l'infant que vam ser
Imatge il·lustrativa
Un anunci ens anima a ser generosos