Música

19 días y 500 noches después

Dijo que era/ su media naranja/ y se puso a exprimir

Especial: Música
Arxivat a: El piano, cançó, música
"Y regresé a la maldición del cajón sin su ropa, a la perdición de los bares de copas..." El 1999 Sabina va publicar 19 días y 500 noches. Vint anys després d'aquell desamor, el poeta Benjamín Prado i la cantant Travis Birds s'han posat a la pell de María, la dona que va plantar el cantautor, per dir que no tot va ser tal com ell ho recorda. 19 días y 500 noches después forma part del disc tribut a Sabina Ni tan joven, ni tan viejo, que compta amb les versions de trenta-vuit artistes (des de Serrat i Amaral fins a Manolo García i Estopa).


Todo da una de cal y otra de arena,
todas las caras tienen su cara y su cruz,
todos somos un pájaro que vuela
a la vez hacia el norte y hacia el sur.
 
Todo lo que se vuelve a contar ya es otra historia,
todo lo que se rompe inventa a su enemigo
y la misma canción, al cambiar de persona,
no dice lo de siempre cuando dice lo mismo.
 
Lo nuestro duró
lo que duran dos peces de hielo
en un whisky on the rocks.
Lo sé porque fui
la infeliz que mordía su anzuelo
mientras le creí.

De pronto me vi
como el busto de un rey destronado
pisoteado en el suelo.
Yo era la sota de las barajas
y la planta baja
de los rascacielos.
 
Y es que tenían razón
sus amantes,
con él hay un antes,
pero un después no.
Conmigo fue así,
dijo que era
su media naranja
y se puso a exprimir.

Ya luego empezó
a dar vueltas
igual que un león
dentro de una jaula
que rugía
mirando a la luna,
mujer solo hay una
y esa es mi María.

Luego se fue
bajó a por tabaco
y volvió a los tres meses,
vino haciendo eses
y hecho un perro flaco
pidió que le abriese
con dos arrumacos
le quité la llave,
el abono transporte,
por decirlo suave,
le di pasaporte
y le dije: "Colega,
tú has perdido el norte".
Yo he estado tan ciega,
que pensaba
que ya me quedaba
sin Alfa ni Omega
si él me abandonaba.
 
Esa canción
en la que contaba
la historia a su modo,
en la que me echaba
la culpa de todo
de las tropelías
y las tonterías,
donde me compraba
con bisutería
mientras le servía
jarros de agua fría
yo le añadiría,
por ponerle el broche
que a mí, sin embargo,
sus famosos 19 días y 500 noches
se me hicieron largos.
 
Dijo hola y adiós,
y el portazo sonó
como un signo de interrogación.
En vez de sufrir,
me lié con uno del PP
y socio del Real Madrid,
que canta hip hop,
juega al pádel, al tenis y al golf
y es antitaurino.
Ha montado su propio bufete,
yo le pongo un siete,
él me ve y hace el pino.
 
Sabina huyó.
Se fue dando saltos
igual que un conejo,
pero como artista
ha llegado muy lejos.
Ve a Dios retratado
al mirarse al espejo.
Yo le vi en las Ventas
cantar nuestra historia
y como el caballo
atado a una noria,
que va como un rayo
tras la zanahoria.
Mi voz le seguía
y al bailar que soñar con los pies
volví a ser la de ayer
cuando le quería.
 
Esa canción
en la que contaba
la historia a su modo,
en la que me echaba
la culpa de todo
de las tropelías
y las tonterías,
donde me compraba
con bisutería
mientras le servía
jarros de agua fría
yo le añadiría,
por ponerle el broche
que a mí, sin embargo,
sus famosos 19 días y 500 noches
se me hicieron largos.
 
Luego se fue
bajó a por tabaco
y volvió a los tres meses,
vino haciendo eses
y hecho un perro flaco
pidió que le abriese
con dos arrumacos
le quité la llave,
el abono transporte,
por decirlo suave,
le di pasaporte
y le dije: "Colega,
tú has perdido el norte".
Yo he estado tan ciega,
que pensaba
que ya me quedaba
sin Alfa ni Omega
si él me abandonaba.


Lo nuestro duró 
lo que duran dos peces de hielo 
en un whisky on the rocks, 
en vez de fingir 
o estrellarme una copa de celos 
le dio por reír. 

De pronto me vi 
como un perro de nadie 
ladrando a las puertas del cielo. 
Me dejó un neceser con agravios, 
la miel en los labios 
y escarcha en el pelo. 

Tenían razón mis amantes
en eso de que antes 
el malo era yo, 
con una excepción: 
esta vez yo quería quererla querer 
y ella no. 

Así que se fue, 
me dejó el corazón en los huesos 
y yo de rodillas. 
Desde el taxi 
y haciendo un exceso, 
me tiró dos besos, 
uno por mejilla. 

Y regresé
a la maldición del cajón sin su ropa, 
a la perdición de los bares de copas, 
a las cenicientas de saldo y esquina, 
y por esas ventas del fino Laína, 
pagando las cuentas de gente sin alma 
que pierde la calma con la cocaína, 
volviéndome loco, 
derrochando la bolsa y la vida 
la fui poco a poco
dando por perdida. 

Y eso que yo, 
para no agobiar con flores a María, 
para no asediarla con mi antología 
de sábanas frías y alcobas vacías, 
para no comprarla con bisutería 
ni ser el fantoche que va en romería 
con la cofradía del Santo Reproche, 
tanto la quería 
que tardé en aprender a olvidarla 
diecinueve días 
y quinientas noches. 

Dijo hola y adiós, 
y el portazo sonó 
como un signo de interrogación, 
sospecho que así se vengaba  
a través del olvido 
Cupido de mí. 

No pido perdón, 
¿para qué? si me va a perdonar 
porque ya no le importa.
Siempre tuvo la frente muy alta 
la lengua muy larga 
y la falda muy corta. 

Me abandonó 
como se abandonan 
los zapatos viejos, 
destrozó el cristal 
de mis gafas de lejos, 
sacó del espejo 
su vivo retrato, 
y fui tan torero 
por los callejones del juego y el vino 
que ayer el portero me echó del casino 
de Torrelodones. 
Qué pena tan grande, 
negaría el Santo Sacramento 
en el mismo momento 
que ella me lo mande. 

Y eso que yo, 
para no agobiar con flores a María, 
para no asediarla con mi antología 
de sábanas frías y alcobas vacías, 
para no comprarla con bisutería 
ni ser el fantoche que va en romería 
con la cofradía del Santo Reproche, 
tanto la quería 
que tardé en aprender a olvidarla 
diecinueve días 
y quinientas noches. 
 

Contingut relacionat

Imatge il·lustrativa
18/02/2020
Imatge il·lustrativa
16/02/2020
Imatge il·lustrativa
16/02/2020

FES EL TEU COMENTARI

D'aquesta manera, verifiquem que el teu comentari
no l'envia un robot publicitari.
Imatge il·lustrativa
Edicions Poncianes engega un concurs a través de les xarxes socials
Imatge il·lustrativa
La Fundació Carulla impulsa un cicle de tallers en línia
Imatge il·lustrativa
Edicions Poncianes llança un butlletí digital en què poetes actuals parlen d'autors universals
Imatge il·lustrativa
El Museu de la Vida Rural i La Conca 5.1 impulsen un cicle de debats
Imatge il·lustrativa
Si la sabata no et va bé a la sabateria, no t'anirà bé mai
Imatge il·lustrativa
Al final no ets res més ni menys que que tot el que has pensat, estimat i realitzat
Imatge il·lustrativa
Uns vídeos de Veri ens conviden a entrar en aquest paisatge
Imatge il·lustrativa
Un curtmetratge mostra l'alarmant situació que viuen els petits comerços