Todos los días sale el sol

Qué ganas de verte y comerte la vida

Arxivat a: Cançó, El piano


Subiendo pa’ abajo, bajando pa’ arriba, 
perdiendo imperdibles que tu no querías, 
que a gusto en tu colchón bañado en sudor. 

Me encuentro a la luna, que estaba dormida: 
“Estas no son horas, pregúntale al día.” 
¿Qué vamos a hacer hoy pa’ darle color, color? 

¡Ey, chipirón!
Todos los días sale el sol, chipirón. 
Todos los días sale el sol, chipirón. 
Todos los días sale el sol.

¡Ey, chipirón!
Todos los días sale el sol, chipirón. 
Todos los días sale el sol, chipirón. 
Todos los días sale el sol.

Soñando en tus bragas, perdiendo la vida, 
cruzando fronteras que no eran prohibidas, 
hagamos el amor, fluyamos tu y yo. 

Qué noche más corta que nunca termina, 
qué ganas de verte y comerte la vida 
y ya ha llegado el sol, chispilla y calor, calor.
 
¡Ey, chipirón!
Todos los días sale el sol, chipirón. 
Todos los días sale el sol, chipirón. 
Todos los días sale el sol.

¡Ey, chipirón!
Todos los días sale el sol, chipirón. 
Todos los días sale el sol, chipirón. 
Todos los días sale el sol.

Qué ganas de verte y comerte la vida, 
no importan las horas, de noche y de día. 
Qué ganas de verte y comerte la vida, 
soñando en tus bragas, perdiendo la vida. 

Subiendo pa’ abajo, bajando pa’ arriba, 
no importan las horas, de noche y de día ,
soñando en tus bragas, perdiendo la vida 
por verte en mi cama y comerte entero.

¡Ey, chipirón!
Todos los días sale el sol, chipirón. 
Todos los días sale el sol, chipirón. 
Todos los días sale el sol.

¡Ey, chipirón!
Todos los días sale el sol, chipirón. 
Todos los días sale el sol, chipirón. 
Todos los días sale el sol.

 

Nou comentari