Foto: eirasi


Nos encontramos siendo niño y niña
y nos fuimos queriendo de a poquito
novios conscientes / luego nos casamos
y cumplimos 60 años de suerte

una mañana ella empezó a extraviarse
no encontraba la casa madrileña
y a mí me fue naciendo la piedad
como una nueva forma del amor

al final regresamos a lo nuestro
y ella volvió a su infancia
todavía sabe decir mi nombre
y me mira con los ojos cerrados

vive en su azar y así lo balbucea
y yo vivo en el mío que es castigo
no sé por qué o de quién o desde cuándo
y que a esta altura ya es irremediable

la miro y la recuerdo cómo era
con su cariño de 24 horas
y al verla ahora otra en su quietud
cargo mi soledad en la mochila

Comentaris

  1. Icona del comentari de: Anònim a agost 07, 2016 | 23:10
    Anònim agost 07, 2016 | 23:10
    Corprèn tanta tendresa en un grapat de versos tan simples i tan creïbles
  2. Icona del comentari de: Anònim a setembre 21, 2016 | 19:51
    Anònim setembre 21, 2016 | 19:51
    Un grapat de versos que descriuen aquest amor viscut a la par, i aquesta incomprensió que prén com a càstig, sencillament emocionant.
  3. Icona del comentari de: Anònim a setembre 22, 2016 | 13:51
    Anònim setembre 22, 2016 | 13:51
    No es pot dir, ni posar mes paraules a un sentiment i amor tan gran.
  4. Icona del comentari de: ANONIMònim a setembre 22, 2016 | 16:20
    ANONIMònim setembre 22, 2016 | 16:20
    Aquesta enfermetat es horrible, no te mitja de cura, pateix tothom, malal i cuidadors, apoyem la seva feina.
  5. Icona del comentari de: Anònim a setembre 22, 2016 | 20:08
    Anònim setembre 22, 2016 | 20:08
    I tant!

Nou comentari

Comparteix