Me gritaron negra

Y yo no sabía/ la triste verdad/ que aquello escondía



Tenia siete años apenas,
apenas siete años.
¡Qué siete años!
¡No llegaba a cinco siquiera!
De pronto, unas voces en la calle
me gritaron: ¡Negra!
(¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra!)
¿Soy acaso negra?, me dije.
(¡Sí!)
¿Qué cosa es ser negra?
(¡Negra!)
Y yo no sabía
la triste verdad
que aquello escondía.
(¡Negra!)
Y me sentí negra
(¡Negra!)
como ellos decían.
(¡Negra!)
Y retrocedí
(¡Negra!)
como ellos querían.
(¡Negra!)
Y odié mis cabellos
y mis labios gruesos
y miré apenada
mi carne tostada.
Y retrocedí
(¡Negra!)
y retrocedí.
(¡Negra! ¡Negra! ¡Negra!
¡Negra! ¡Negra! ¡Negra!
¡Negra! ¡Negra! ¡Negra!
¡Negra! ¡Negra! ¡Negra!
¡Negra! ¡Negra! ¡Negra!)
Y pasaba el tiempo
y, siempre amargada,
seguía llevando a mi espalda
mi pesada carga.
¡Y cómo pesaba!
Me alacié el cabello,
me polveé la cara
y, entre mis entrañas,
siempre resonaba
la misma palabra.
(¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra!)
Hasta que un día
que retrocedía,
retrocedía
y que iba a caer…
(¡Negra! ¡Negra! ¡Negra!
¡Negra! ¡Negra! ¡Negra!
¡Negra! ¡Negra! ¡Negra!
¡Negra! ¡Negra! ¡Negra!
¡Negra! ¡Negra! ¡Negra!)
¿Y qué?
¿Y qué?
(¡Negra!)
¡Sí!
(¡Negra!)
¡Soy!
(¡Negra!)
¡Negra!
(¡Negra!)
¡Negra soy!
(¡Negra!)
¡Sí!
(¡Negra!)
¡Soy!
(¡Negra!)
negra!
(¡Negra!)
¡Negra soy!
De hoy en adelante, no quiero
laciar mi cabello.
(¡No quiero!)
Y voy a reírme de aquellos
que, por evitar –según ellos–,
que, por evitarnos
algún sinsabor,
llaman a los negros
gente de color.
¡Y de qué color!
(¡Negro!)
¡Y qué lindo suena!
(¡Negro!)
¡Y qué ritmo tiene!
(¡Negro! ¡Negro! ¡Negro!
¡Negro! ¡Negro! ¡Negro!
¡Negro! ¡Negro! ¡Negro!
¡Negro! ¡Negro! ¡Negro!
¡Negro! ¡Negro! ¡Negro!)
Al fin,
al fin comprendí.
(¡Al fin!)
Ya no retrocedo
(¡Al fin!)
y avanzo segura
(¡Al fin!),
avanzo y espero
(¡Al fin!)
y bendigo al cielo
porque quiso Dios
que negro azabache
fuese mi color.
Y ya comprendí.
(¡Al fin!)
Ya tengo la llave.
(¡Negro! ¡Negro! ¡Negro!
¡Negro! ¡Negro! ¡Negro!
¡Negro! ¡Negro! ¡Negro!
¡Negro! ¡Negro! ¡Negro!
¡Negro! ¡Negro! ¡Negro soy!)
 

Victoria Eugenia Santa Cruz (1922-2014)  

 

Comentaris

    Anònim Juny 4, 2020 11:42 am
    Dona valenta

Respon a Anònim Cancel·la les respostes

Yamaguchi
Me pregunto si en Japón / una niña llorará / como yo he llorado amores / en las fiestas de San Juan
Més entrades...
El monstre de la depressió
14 il·lustracions que mostren què vol dir patir la pena més profunda
Més entrades...