Foto: Giuseppe Milo



El sol se va extinguiendo
en las paredes últimas
del día

y mientras tanto

el aire se estremece
presintiendo ya el tacto
de la sombra

que llega

y que cubrirá toda
la vastedad de calles
solares plazas.

Antes

de que el frío nocturno
acalle las palabras
y los ruidos

yo quiero

decirte que te amo
en esta hora: cuando
tú tiemblas

y no sabes

por qué. Ven a mis brazos
ya nada soy sin ti
mi amor

muchacha bruna.

Nou comentari

Comparteix